La psoriasis es una enfermedad de la piel que causa manchas rojas y escamosas que pican, sobre todo, en las rodillas, los codos, el tronco y el cuero cabelludo, aunque también puede ser generalizada en todo el cuerpo.

Hace muchos años sufrí, en primera persona, psoriasis en todo el cuerpo y tras años de visitas al dermatólogo, tomando corticoides y otro tipo de medicación para calmar los picores y demás, me diagnosticaron que la psoriasis que sufría la tendría toda la vida y que no tenía cura. Tras un brote, que ya duraba demasiado, decidí buscar una solución en la medicina alopática.

En esa búsqueda encontré un Homeópata que me escuchaba y que tras empezar un tratamiento con él, mi cuerpo empezó a notar mejorías.

El tratamiento homeopático, que me marcó contra la psoriasis, incluía la exposición a los rayos del sol, tratar la piel directamente con Aloe Vera y recibir sesiones de Reiki.

Los brotes de psoriasis se relacionan con el estrés mental y emocional. El enfermo de psoriasis debería preguntarse: ¿Qué patrones emocionales no ha liberado que ahora lo retienen? ¿Tiene algunos asuntos que hace tiempo murieron y necesitan que usted los libere?

El Reiki me ayudó, sobre todo, a equilibrar el sistema nervioso, ya que se sienten sus beneficios a todos los niveles tanto físico, emocional, mental y espiritual.

El tratamiento de Reiki que debemos aplicar para la psoriasis es tratar los riñones, el hígado y el bazo, colocando las manos en la zona del área afectada el tiempo que el terapeuta sienta.

Puedo confirmar que, en mi caso, la psoriasis me desapareció después de sufrir una gran crisis curativa y nunca más apareció.

Del Reiki hice mi profesión y mi pasión ya que me permite ayudar a otras personas a recuperar la salud y bienestar como lo hice yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *